Moto Guzzi V7 III Stone

9134.00€7599.00€

PARA CELEBRAR LOS CINCUENTA AÑOS DEL NACIMIENTO DEL PRIMER MODELO, MOTO GUZZI INTRODUCE EN EL MERCADO LA V7 lll. LA TERCERA GENERACIÓN DE UNA MOTO GUZZI CONOCIDA UNIVERSALMENTE Y LA MÁS QUERIDA, QUE SE RENUEVA POR COMPLETO; CADA PARTICULARIDAD SE HA TENIDO EN CUENTA PARA CONSEGUIR LA MÁXIMA SATISFACCIÓN DE SUS PROPIETARIOS EN LA CONDUCCIÓN, PERO MANTENIENDO INALTERABLE SU ORIGINALIDAD Y LA AUTENTICIDAD DE ESTE ICONO ITALIANO DE LA MOTO.

 

V7 es uno de los modelos más célebres y conocidos de Moto Guzzi. Su fama mundial se debe en gran medida a la capacidad de mantenerse fiel a las expectativas y reputación de un mercado legendario como es el de Moto Guzzi. Desde 1967, año en el que comenzó la venta en Italia de las primeras unidades, la V7 se ha convertido en la fortaleza de la gama y en la representante por excelencia de la moto italiana, distinta en concepto y diseño pero capaz de recoger todos los elogios de un público realmente heterogéneo.

 

Después de cincuenta años tras el lanzamiento del primer modelo, Moto Guzzi presenta su tercer acto de una Ópera Prima: V7 lll. El desafío a la hora de introducir la nueva versión de una moto tan especial, con una historia amplia y llena de éxitos, es muy difícil, sobre todo al considerar que la V7 es, desde 2009, la moto más vendida del mercado y que constituye el modelo de acceso al mundo Moto Guzzi, un modelo destinado tanto al público femenino como al masculino, además de a jóvenes deseosos de poseer con orgullo una de las motos más icónicas de la producción de Mandello del Lario.

 

Como ya lo fue la V7 ll, su respeto a la primogénita V7, también la V7 lll ha sufrido una profunda renovación que se merece llevar la progresiva numeración romana en su denominación, numeración que siempre ha distinguido a las Moto Guzzi más longevas, como la Le Mans y California. La Moto Guzzi V7 lll es el resultado de la pasión y el coraje de la fábrica en la actualidad, capaz y competente para renovar su "best seller" con éxito, pero dejando inalterable todo su carácter y autenticidad, dos valores destinados a perdurar en el tiempo. 

MÁS PLACER DE CONDUCCIÓN Y DE POSEER UNA V7

 

 

Aunque la potencia máxima se ha aumentado un diez por ciento, gracias a la introducción del nuevo motor, el aumento de las prestaciones no ha sido el objetivo principal a la hora de realizar una amplia renovación de la V7. La tercera generación de la "siete y medio" de Mandello quiere seguir siendo una moto para el acceso al mundo Moto Guzzi, fácil de conducir, de dimensiones y peso de los más contenidos de su categoría, pero con un carácter fuerte y auténtico, típico de todas las Moto Guzzi en gran medida debido a la utilización de su bicilíndrico transversal en V, una configuración única en el mundo. El principal objetivo que se sigue para la evolución de la moto siempre parte del estilo, su dotación de serie y el comportamiento en carretera, los verdaderos aspectos que influyen en el placer de conducir y poseer una V7.

 

 

La V7 lll mantiene intacta su personalidad en cuanto a estilo, caracterizada por un diseño que funde las formas inspiradas en la historia de Moto Guzzi con las exigencias de la moto contemporánea. La primera impresión, no obstante, es la de una moto más madura y robusta, sensaciones debidas, principalmente, a la presencia de los colectores de escape de doble tubo y de las culatas de unas dimensiones mayores. En realidad, salvo por estas dos particularidades, los volúmenes continúan siendo idénticos a los de versiones anteriores, confirmando que la V7 lll es una de las motos más clásicas, accesibles y aerodinámicas. No ha cambiado el depósito metálico, con una excelente capacidad de 21 litros y estilo inconfundible, como siempre inspirado en la magnífica V7 Sport de 1971. El tapón de llenado, en aluminio, tiene ahora tornillos y, como en modelos anteriores, incluye cerradura.

 

Otros nuevos elementos referidos al estilo, como los cubre inyectores de nuevo diseño, laterales de formas más esbeltas y un nuevo asiento, con gráficas y acabados inéditos y específicos para cada modelo. Nuevos son también los intermitentes, espejos retrovisores, unos 40 mm más largos para aumentar la visión, y la instrumentación.



Coherente con la imagen esencial de la V7 lll Stone, en esta última se monta un solo reloj circular de 100 mm de diámetro, mientras que en las versiones Special, Racer y Aniversario disponen de dos relojes, con un segundo cuadrante circular que incluye el cuentarrevoluciones. La escala del taquímetro es analógica, mientras que el resto de la información se incluye en el recuadro digital: odómetro, trip parcial y trip diario (se pone a cero después de ocho horas desde el último encendido), tiempo de trip, consumo instantáneo y medio, reloj, temperatura ambiente, velocidad media, nivel de usuario del MGCT (Moto Guzzi Control Traction), además del indicador de marcha engranada y de cambio de marcha y con los valores de revoluciones mínimo y máximo regulables por parte del usuario pues de esta manera se puede tener un mayor control del rango de revoluciones establecidos para la moto, por ejemplo, para hacer un mejor rodaje del motor o para reducir al mínimo el consumo de carburante. 


La interacción con la instrumentación es ahora posible gracias al nuevo pulsador presente en la piña eléctrica del lado derecho. En el amplio catálogo de accesorios específicos está presente el sistema MG-MP, la plataforma multimedia de Moto Guzzi que enlaza el smartphone con el vehículo para ofrecer una cantidad excepcional de información, muy útil en viaje.